magnify
formats

Descubre las claves de la creatividad emprendedora

Publicado en 25 marzo, 2015

La creatividad emprendedora es aquella iniciativa o cualidad que toma como base las capacidades humanas de enfrentarse a un mundo cambiante, planteando nuevas soluciones a nuevos problemas, formulando hipótesis, persiguiendo la renovación y realizando acciones que mejoren y optimicen situaciones presentes. Vivimos en un mundo que transcurre muy deprisa, sometido a los avances vertiginosos del progreso, el desarrollo tecnológico y la alfabetización digital, en el que empresas, emprendedores y consumidores deben adaptarse a nuevos contextos, detectar nuevas necesidades y enfrentarse a nuevos obstáculos. ¿En que entra en juego la creatividad, y más en concreto, la creatividad emprendedora? Todos sabemos lo que es la creatividad, definida como la capacidad de creación de elementos nuevos y dinámicos o de solución de problemas, en entornos en donde los recursos o instrumentos son escasos y limitados, y en donde se debe usar el potencial mental para llegar a soluciones adecuadas. Aunque la mental tradicional la contempla como un aspecto innato, esta creencia no es cierta, pues es un aspecto que puede y debe desarrollarse a partir de múltiples técnicas, y ligada a la innovación, debe constituir una de las principales prioridades para las empresas. Vamos a conocer un poco sobre la vinculación de la economía con la creatividad emprendedora, las características de los individuos que la potencian y algunas ideas creativas para emprendedores

Schumpeter y el concepto de creatividad ligado a los emprendedores 

La estrecha y lógica relación entre creatividad y economía se hizo presente a inicios del siglo XX cuando Joseph Schumpeter la abordó como ‘un hecho esencial del Capitalismo’ en su teoría sobre ‘el Proceso de Destrucción Creadora’ (también denominada como‘creación destructiva’). El Proceso de Destrucción Creadora describe los caminos mediante los cuales los viejos modos de hacer las cosas son destruidos y reemplazados por nuevos caminos, siendo el protagonista central el emprendedor innovador como figura fundamental. Los emprendedores son creativos porque se tratan de individuos fuera de lo común, enérgicos, vitales, arriesgados y que demuestran resiliencia y aguante ante fracasos y bacatazos. Para Schumpeter el emprendedor gennera espacios y mercados destinados a la expansión de inventos, se muestra constante, ambicioso y perseverante; de hecho, la propia Comisión Europea define el propio emprendimiento (entrepreneurship) como “la mentalidad, la actitud y el proceso de creación y desarrollo de la actividad económica combinando la asunción de riesgos, la creatividad y/o innovación con una gestión sólida, en una nueva organización o una organización ya existente” (CE, 2003, p. 6).  Por su parte el autor Richard Florida considera que la creatividad es multidimensional y comprende tres diferentes clases: la creatividad tecnológica (invención), la creatividad económica (emprendimiento) y la creatividad artística y/o cultural’. En la opinión de este experto las tres dimensiones se relacionan y refuerzan entre si.

La creatividad relativa a los individuos y las plantillas de empresas e innovaciones tiene mucho que ver con la innovación dentro de las mismas. La creatividad es necesaria para la innovación, y para llevarla a cabo es a su vez, importante y preciso emprender. Así pues, la innovación a nivel empresarial constituye la puesta en valor de las ideas creativas a través de un nuevo producto, un nuevo proceso, un nuevo servicio, un nuevo modelo de negocio, una nueva iniciativa, o un nuevo programa, y es generalmente entendida como la introducción exitosa de algo nuevo o la síntesis de conocimientos en un modo original, relevante, con un valor en nuevos productos, procesos o servicios.

Individuos y proyectos creativos

Los individuos creativos que deciden emprender se caracterizan por la autoexigencia y la ambición que les conduce a luchar por llevar a cabo su idea. El camino del emprendimiento sustentable se basa en las motivaciones dirigidas de esta clase de emprendedores, que constituyen un valor diferencial en mercados cada vez más competitivos. Lógicamente, los resultados positivos dependen también del trabajo colaborativo, la fluidez de comunicación, un clima motivador capaz de potenciar el esfuerzo y contar con un buen equipo. En cada proyecto, la creatividad es la que invita a gestionar el conocimiento para derivarlo en un proyecto sostenible e innovador, la motivación maximiza los beneficios de un clima positivo, y la experimentación permite establecer la viabilidad tras reunir la información permanente, gestionar el capital humano como motor de la implementación y diseñar un prototipo previo.

En la actualidad existe un discurso de reciente aparición en torno a la importancia de desarrollar la creatividad vinculada a los procesos de innovación y emprendimiento. El objetivo último de estas iniciativas consiste en alcanzar un desarrollo socio-económico sostenible y dar respuesta a los enormes desafíos globales que enfrentamos como humanidad. A la par, expertos e intelectuales de renombre como Ken Robinson- critican duramente la escasa atención que tradicionalmente han prestado los sistemas educativos al desarrollo de las habilidades creativas y se analizan los mecanismos para revertir esta situación. Creatividad, innovación y emprendimiento son consideradas competencias críticas y fundamentales para la adaptación a los cambios socio-económicos del siglo XXI, tanto a nivel individual como colectivo y corporativo.

También destaca la Declaración del Año Europeo de la Creatividad y la Innovación, la cual señaló se señala el papel de la creatividad y la innovación para el desarrollo personal, social y económico, y la necesidad de estimular la educación y la investigación en esta área así como promover la implementación de la misma mediante políticas de expansión. La Comunidad Europea, al igual que una gran mayoría de países en el mundo, se enfrenta a enormes retos demográficos y socioeconómicos que pueden ser gestionados mediante el emprendimiento creativo y la búsqueda de soluciones rupturistas, innovadoras e insostenibles. Nos hallamos ante conflictos y situaciones de disparidad regional, un preocupante y creciente envejecimiento poblacional, así como diversos desequilibrios demográficos, altos índices de población adulta no cualificada o juventud desempleada. Frente a dichos problemas, la capacidad para innovar y un uso creativo de las nuevas tecnologías son oportunidades de creación de nuevos y mejores puestos de trabajo y oportunidades laborales, ofreciendo, entre otras alternativas, un desarrollo sostenible de los servicios públicos, de seguridad social y de los sistemas sanitarios.

Por último, es importante señalar el auge de las llamadas industrias creativas y culturales con un reconocimiento explícito de la creatividad en múltiples actividades, muchas de ellas con mediación de las TICs (Tecnologías de la Información y la Comunicación.) Podemos citar entre estas disciplinas a la gastronomía, jardinería, arquitectura, turismo, fotografía etc. El sector ‘creativo’ se define como una mezcla de empresas creativas con y sin fines de lucro en la que se suman desarrollo tecnológico, arte y entretenimiento, diseño, filmografía y arquitectura. Se estima que las industrias creativas representan más del 7% del producto doméstico mundial siendo un sector económico líder en la Unión Europea con un crecimiento anual superior al 20%.

¿Cómo fomentar el emprendimiento creativo?

Francisco Ingouville, socio de la consultora Ingouville, Nelson & Asociados y autor del libro Relaciones Creativas propone las siguientes ideas creativas dirigidas a emprendedores en los diferentes sectores económicos. Puedes probar a incorporarlas a tu formación superior en dirección de empresas:

*Marketing:
– Alianzas estratégicas con empresas
– Redefinir el mercado para ver los intereses de los usuarios
– Alianzas estratégicas con otras empresas del sector o la industria
– Fuerte estimulo de merchandising
– Analizar casos de éxito
– Ampliar la torta de usuarios importantes

*Capacitación:
– Evaluación del recurso humano
– Valorizar capacitación
– Capacitación interna con recursos propio
– Asignación de proyectos especiales que produzcan al mismo tiempo que capacitan
– Grupos de colaboración (entre departamentos, entre empresas)

*Ventas:
– Evaluar la oferta del producto en envases más chicos o más grandes
– Crear segundas marcas
– Buena post-venta
– Seleccionar bien los canales de venta
– Promociones y descuentos

En definitiva, en la actualidad los conceptos de innovación y creatividad están muy presentes en las sociedades actuales, especialmente en ámbitos empresariales, consideradas como instrumentos para avanzar en la competitividad y la mejora de la economía.La creatividad puede fomentarse e implementarse mediante estas ideas sugeridas, desarrollarse y perfeccionarse en los ámbitos personal y colectivo y potenciarse de los sistemas educativos y las industrias creativas actuales reconocidas por la sociedad. Todos salimos ganando.

 

 

 
 Share on Facebook Share on Twitter Share on LinkedIn
© Copyright Educacionline - Todos los derechos reservados - Tel.: 902 10 14 10