magnify
formats

La recuperación económica en España

Publicado en 8 junio, 2015

Tras la aparición de los informes anuales del año 2014, se ha empezado a ver una luz al final del camino y muchos analistas han indicado ya que España empieza a tener síntomas de recuperación. En las calles, es posible que la sensación sea otra, ya que el problema del paro sigue haciendo mella en el día a día de la población española.

La realidad es que efectivamente existen algunos criterios que indican que existe una recuperación económica en España, pero esta es aún tímida y por ello, las decisiones que se tomen en un momento tan delicado, serán, si cabe, de mayor importancia que nunca. La vista general de la situación macroeconómica de España muestra que efectivamente hay suficientes indicios que pueden llevarnos a afirmar que hace algunos trimestres el país ha dejado atrás la recesión.

De acuerdo con el informe económico anual del 2014 realizado por la FIAB, los principales indicadores están mejorando, es decir, el déficit público, la balanza de pagos, la tasa de paro, la creación de empleo, el crecimiento de las inversiones extranjeras, y muchas más. Sin embargo, algunos desequilibrios acumulados de años atrás, en términos de variables stock como la deuda pública, externa y privada o el desempleo, pueden llevar a muchos a pensar que aún no se está saliendo de la crisis.

En pocas palabras, estamos en un punto como país en el cual se empieza a ver la recuperación pero esta no está, ni mucho menos, consolidada y la situación no deja de ser bastante preocupante para todos los españoles. Como hemos podido saber en estos meses, el PIB español ha crecido en el 2014 alcanzando un 1,4%. Esto es un gran indicio de recuperación económica en España ya que hemos logrado abandonar el negativismo de los años anteriores. Sin ir muy lejos en el 2013 y 2012 el resultado fue negativo: -1,2% y -2,1% respectivamente.

Por otro lado, es interesante revisar cómo va la demanda interna. En el año 2014, de acuerdo con los datos oficiales, la demanda interna registró también signos de positividad y ya se puede decir que está en crecimiento. La tasa del consumo fue del 1,8% y la inversión del 3,4%. En cuanto a la demanda externa, nuestras exportaciones crecieron fuertemente en 2014 hasta llegar a un 4,2%, cifra positiva aunque ligeramente menor que la registrada en el 2013. Las importaciones crecieron también: un 7,6% en 2014, lo que puede hacernos entender que dicha demanda externa haya contribuido negativamente al crecimiento del PIB.

En cuanto al empleo, en este entorno de tímida recuperación, se ha ido mejorando. En 2014 el crecimiento del empleo arroja una cifra positiva: crecimiento del 0,5% y a esta se le suma la reducción del volumen de parados. La tasa de paro, esa que a todos nos preocupa y genera dolores de cabeza a todos los españoles, bajó ligeramente, en el 2013 la tasa de paro fue del 25,7% y en 2014, 23,7%. Hablamos de un total de 5,5 millones de desempleados en España, de acuerdo con los datos de la EPA Encuesta de Población Activa para el 2014. Si bien es cierto, España sigue estando a la cabeza de Europa en términos de desempleo, solo teniendo a Grecia por encima en la Eurozona, la expectativa de mejora está generando cierta esperanza en distintos sectores de la población y las personas empiezan a recobrar la fe que parecía ya perdida.

Para los directivos de empresas será interesante saber que, con respecto a las finanzas públicas, el gobierno ha intentado cumplir con el Pacto de Estabilidad a través de mecanismos que aseguren la austeridad. Se ha rebajado el déficit público, que terminó el 2014 en 5,7%, solamente una décima menos de aquello a lo que España se había comprometido a cumplir con la Comisión Europea, aunque también cabe resaltar que se terminó con datos por encima de lo que el Gobierno esperaba conseguir. A pesar de esta mejora, el ratio de deuda pública/PIB ha seguido subiendo hasta alcanzar la cifra del 97,7%. El sacrificio salarial que se ha realizado con el fin de ganar competitividad de cara al extranjero justifica también el crecimiento de las exportaciones; aunque también es importante decir que la caída de los costes laborales unitarios alcanzó el 0,4% en 2014, cifra esperada si vemos los resultados de años anteriores.

Y respecto a la famosa prima de riesgo de la deuda, con el apoyo del Banco Central Europeo, se consiguió un descenso que se espera se mantenga durante el presente año ya que se ha ampliado el programa de compra de deuda en el pasado mes de enero. Por otro lado, la compra de deuda realizada en este año, hace más atractivo el sector privado para los inversores.

En definitiva, si comparamos a España con sus vecinos más cercanos y con los resultados de su región obtendremos que en relación a la Eurozona (18 países), la economía de España creció con más intensidad que esta. Además, es interesante prestar atención al siguiente dato: el PIB de nuestra economía ha crecido por encima de muchos países, entre ellos, por ejemplo, Italia o Francia.

La recuperación por sectores de producción

Como es bien sabido, el sector de la construcción fue uno de los más potentes en épocas pasadas que todos recordamos, pero lamentablemente sigue registrando tasas negativas en el 2014, aunque por lo menos, es positivo que las cifras son cada vez más reducidas si las comparamos con años anteriores.

En el caso de la agricultura vemos que es un sector en total crecimiento. Ciertamente su ritmo de crecimiento se ha ralentizado con respecto al 2013, año excepcional que registró un crecimiento del 15,6%. En el año 2014, la agricultura creció nuevamente, pero solo un 3,3%.

El sector de servicios es el principal de la economía española y del que depende gran parte del PIB, dentro de este sector está el motor de España: el turismo. En el año 2014, el sector servicios creció a un ritmo anual del 1,6%, cifra muy positiva comparada con el -1% del año anterior.

Por su parte, el sector industrial creció en el 2014 a un 1,5%. Otro sector interesante de analizar el sector bancario, el cual, tras la profunda reestructuración que se ha venido llevando a cabo con la finalidad de corregir los desequilibrios acumulados durante la etapa previa de expansión y crecimiento, ha tenido un año exitoso.

La banca española ha superado el test del Banco Central Europeo realizado el pasado mes de noviembre de 2014. Con este test se puedo saber que ninguna entidad evaluada presentó déficit de capital. Durante los últimos años se ha llevado a cabo, de acuerdo con las fuentes del Gobierno, una política de saneamiento, un ajuste de las instalaciones que todos hemos visto con el cierre de oficinas y el recorte de planillas en casi todas las entidades bancarias del país y se ha intentado también, fortalecer los recursos propios. Con esto se ha intentado que la banca española se encuentre nuevamente en una situación positiva que le permita volver a conceder crédito tanto a empresas como a particulares y efectivamente, eso es lo que está pasando.

Algunos datos oficiales sobre el sector bancario español muestran qué tan intensos han sido los cambios en la banca desde que empezó la crisis. Por ejemplo, podemos hablar aquí de las fusiones que han conseguido que existan casi un 20% menos entidades bancarias en el país; podemos hablar de la reducción del número de oficinas, del número de empleados (un 21% menos que al inicio de la crisis).

Por otro lado, la crisis ha afectado al sector bancario produciendo en este una pérdida fuerte de negocio. En cifras, se ha vivido una caída del activo total cercano al 10%. Además el crédito privado también se redujo, llegando hasta casi un 26%. Sin duda al hablar de crisis y sector bancario, no podemos olvidar que a esta recuperación de la que hablamos se le resta la huella que los problemas han dejado en nuestra sociedad; para ser más claros, la profunda morosidad. La caída del crédito representa 480.000 millones de euros en total durante los años de crisis. Esta caída si bien ha traído grandes problemas, ha ayudado a que el nivel de endeudamiento poco a poco se reduzca y nos podamos acercar a niveles más propios de países desarrollados y a cifras más congruentes con las que podríamos encontrar en países del entorno europeo. Si estás pensando estudiar finanzas para directivos, no dudes en consultar nuestra oferta formativa.

 
 Share on Facebook Share on Twitter Share on LinkedIn
© Copyright Educacionline - Todos los derechos reservados - Tel.: 902 10 14 10