magnify
formats

¿Qué se considera competencia desleal?

Publicado en 29 enero, 2017

Siguiendo la ley 3/1991 de competencia desleal, podemos encontrar una definición para este tipo de comportamiento y comprender también de dónde nace su importancia para el derecho mercantil.

La competencia desleal es el comportamiento realizado por cualquier persona o personas que participen en una empresa y cuya consecuencia produzca o pudiera producir efectos en el mercado español y que sea contrario a la buena fe en sentido objetivo.

A esta definición, que a priori puede parecer algo ambigua, debemos sumar qué tipos de conductas se consideran competencia desleal en España y qué podemos hacer para evitar caer en ella. A continuación, explicamos todos los detalles sobre este asunto.

¿Qué se considera competencia desleal?

La competencia desleal, o también conocida como comportamiento anticompetitivo en algunos lugares, hace referencia a las prácticas deshonestas en el ámbito empresarial. En un mercado cada vez más competitivo como el actual, es importante conocer bien qué se considera exactamente competencia desleal:

Actividades de engaño: hacer creer a los compradores de un bien o servicio que el producto tiene un precio que luego no es el real.

Denigración: difundir información falsa que implique a los productos de los competidores o publicar algún mensaje donde se denigra al producto o servicio de la competencia. En el pasado, en el ámbito publicitario esto era un recurso muy utilizado, pero actualmente se considera una actividad de competencia desleal.

Dumping de precios: vender a precios inferiores al coste final de producir y ofrecer el producto al mercado.

Confundir: buscar por todos los medios confundir al consumidor, es decir, buscar parecerse a un competidor para que el consumidor compre unos productos que en realidad no son de quien pensaba. Si son muy parecidos en envase y logotipo y además están cerca en el estante del supermercado, se puede considerar confusión y, por tanto, esto puede ser motivo de competencia desleal.

Dependencia económica: pedir a los proveedores toda o casi toda su producción de modo exigente; dado que el proveedor depende de dichas ventas para poder subsistir, aceptaría. Crear deliberadamente esta situación de dependencia económica es considerado en nuestro país competencia desleal.

Otros casos: la desviación de la clientela o la explotación de la reputación ajena también son acciones que pueden tener represalias por ser consideradas competencia desleal.

¿Cómo combatir la competencia desleal?

Desde el punto de vista del empresario, la forma de competencia desleal más básica es la de confundir o engañar al usuario o al cliente. Para evitarlo, hay que, en primer lugar, reconocer que nuestros clientes no son tontos y que, aunque puedan cubrir algunos deseos o satisfacer necesidades con nuestros productos, la relación comercial debe estar basada en una fuerte justicia y equidad.

En segundo lugar, es importante entender que los clientes, con mayor o menor grado de consciencia, tienen necesidad de sentir confianza por las marcas, los productos y servicios que consumen. Por tanto, generar esa confianza en el mercado es parte de la tarea de cualquier directivo. Los clientes buscan las opciones que ofrezcan equilibrio entre calidad y precio y donde exista cierta transparencia. Ahora bien, cuando un cliente pierde la confianza en un producto o servicio, será muy raro que vuelva a utilizarlo.

En tercer lugar, es muy importante que la fuerza comercial de la empresa ofrezca sus productos o servicios teniendo en cuenta a la competencia y respetando las reglas del mercado y las leyes en términos de competencia desleal. Asimismo, hay que cumplir en todas las formas posibles con el compromiso aceptado ante el mercado; ya sea con estándares de calidad altos, precios competitivos u otros aspectos.

Ofrecer soluciones estratégicas a los usuarios que dan respuesta a una necesidad o que dejan atrás problemas reales de las personas, es la mejor forma de competir. Recordar que cuando un producto o servicio funciona realmente, no existe ninguna necesidad de poner en marcha mecanismos desleales. La competencia desleal quedará neutralizada por completo si se ponen en marcha estos tres puntos antes mencionados y se tiene conocimiento tanto de la legislación española como de las actividades antes indicadas, que se consideran comportamientos de competencia desleal en nuestro país.

Sigue atento a nuestro blog para continuar aprendiendo más cada día.

 
 Share on Facebook Share on Twitter Share on LinkedIn
© Copyright Educacionline - Todos los derechos reservados - Tel.: 902 10 14 10