magnify
formats

Cómo solicitar un certificado tributario para conocer la situación de tu empresa

Publicado en 21 febrero, 2017

Conocer la situación de tu empresa es importante siempre, pero existen situaciones en las cuales resulta urgente solicitar un certificado tributario para poder acceder a la información relativa a las obligaciones con el fisco. La complejidad de la fiscalidad puede llevarnos a cometer errores en la gestión de nuestras obligaciones y, por ello, este tipo de documentos son muy útiles para los directivos.

Para qué solicitar un certificado tributario

Los certificados tributarios son documentos expedidos por la Agencia Tributaria. Estos documentos acreditan los datos y hechos relativos a la situación tributaria de cualquier persona física o jurídica (personas o empresas). Existen varios tipos de certificados tributarios, por ejemplo, aquellos relacionados con el IVA, con el impuesto de sociedades, el certificado de actividades económicas, el de la declaración de la renta, etc. Uno de ellos es el certificado que acredita que la empresa está al corriente de sus obligaciones fiscales o tributarias. Este documento puede ser de vital necesidad en múltiples ocasiones.

Cómo solicitar un certificado tributario de una empresa

– En primer lugar, se debe hacer una solicitud expresa a la Agencia Tributaria.

– Una vez recibida la solicitud, la Administración Tributaria expedirá el certificado solicitado. Para ello, existe un plazo máximo de 20 días, salvo algunas excepciones en las que se establezca un plazo distinto. La falta de emisión del certificado tributario en el plazo reglamentario de 20 días, en cualquier caso, no determina que se entienda emitido con carácter positivo. Este detalle es importante tenerlo en cuenta.

– Luego, una vez el documento se ha creado, se envía al lugar donde se indicó cuando se hizo la solicitud del mismo o al domicilio fiscal de la empresa o de su representante. Actualmente, gracias a Internet, es posible recibir el documento no solo por vía del correo normal, sino también a través del correo electrónico o con otras técnicas informáticas y telemáticas.

– Cuando el documento se ha emitido, el obligado tiene un plazo bien definido para demostrar su disconformidad. Este plazo es de 10 días. La disconformidad la podrás comunicar cuando, por ejemplo, alguna parte del contenido del documento no se ajuste a lo que tenías entendido, pero lo más importante es tener en cuenta la rigidez de estos plazos que empiezan justo el día siguiente al de la recepción del certificado.

– Para hacer llegar a la Agencia Tributaria una disconformidad existe un procedimiento bien claro: se debe hacer un escrito donde se solicite la modificación del certificado dirigiéndose al órgano que haya expedido el documento y se deben adjuntar todas las pruebas que justifican dicha disconformidad.

– En el caso de que la disconformidad venga aceptada por la Agencia Tributaria, existe nuevamente un periodo de 10 días para proceder a la emisión de un nuevo certificado tributario correcto, de acuerdo a lo argumentado. Si, en cambio, la Agencia Tributaria no considera aceptable la disconformidad, esto se comunicará al interesado o a la empresa por vía escrita y explicando, claro está, los motivos que fundamentan la negativa de la Administración.

Requisitos para solicitar el certificado tributario

Los certificados tributarios sirven a las empresas para poder llevar adelante procesos de diversos tipos y para mantenerse informadas de su situación fiscal. Pero para poder solicitarlos, es necesario cumplir con algunos requisitos, entre los que destacamos:

– Estar dado de alta como empresa, profesional o retenedor. En el caso de los profesionales independientes, estar dado de alta en el Impuesto sobre las Actividades Económicas.

– Haber presentado el Impuesto a la Renta de las Personas Físicas, el de Sociedades o el de la Renta para no Residentes.

– También es necesario presentar la declaración resumen anual y las autoliquidaciones correspondientes a las obligaciones de pagos a cuenta.

– Presentar los tributos locales, las recapitulativas de operaciones intracomunitarias del Impuesto sobre el Valor añadido o IVA, etc.

– No tener deudas con la Administración.

– No tener pendientes de ingreso responsabilidades civiles por delitos contra la Agencia Tributaria.

Si necesitas más información al respecto, te invitamos a consultar la legislación aplicable: Real Decreto 1065/2007, que aprueba el reglamento general de las actuaciones y procedimientos de gestión e inspección tributaria. Recuerda que es importante llevar un orden en lo referente a la gestión de las obligaciones fiscales de las empresas, para evitar multas y complicaciones. Te esperamos en nuestro próximo post.

 
 Share on Facebook Share on Twitter Share on LinkedIn
© Copyright Educacionline - Todos los derechos reservados - Tel.: 902 10 14 10